Comunicado de CESoL referente a la media sanción del proyecto de ley de Software Libre y Formatos Abiertos en el Estado

Montevideo, 28 de diciembre de 2012

Desde el Centro de Estudios de Software Libre del Uruguay (CESoL) felicitamos al Poder Legislativo por la media sanción al Proyecto de Ley de Software Libre y Formatos Abiertos en el Estado. Este paso hacia la libertad y soberanía es el resultado de años de trabajo por parte de la comunidad uruguaya de Software Libre, conformada por grupos e individualidades con más de 15 años de experiencia. A nivel político avanza la comprensión de que este tema no es técnico, si no de definiciones estratégicas de políticas de Estado.

El proyecto de Ley se construyó en el marco de un debate franco, integrando las distintas opiniones de miembros de diferentes corrientes políticas, académicas y sociales. Esta dinámica de trabajo se asemeja a los entornos de construcción de Software Libre. Es muy importante que entendamos que este tema debe ser pensado desde el beneficio general y tratado como una política de Estado. Nos place constatar que así es visto por la gran mayoría del espectro político.

El Estado tiene la responsabilidad de mantener la soberanía de la Nación, lo cual implica entre otras cosas la conducción de los procesos de producción dentro de las fronteras, la seguridad y privacidad de los datos de los ciudadanos, de las estrategias de nuestros ministerios en defensa, relaciones exteriores, entre otros. Hoy en día, cuando desde las tecnologías de la información se gestiona absolutamente todo, es imposible pensar que sin control de la tecnología se pueda tener control del resto de las cosas, es decir que no hay soberanía sin soberanía tecnológica.

El Estado no debe ser neutral u omiso a la hora de definir políticas en las áreas que considere estratégicas. El software tiene enormes impactos en la sociedad y las políticas que lo rigen deben ser consideradas como políticas de Estado. Quienes abogan por la neutralidad tecnológica dentro del Estado no comprenden que las diferencias entre el Software Libre y el privativo no son de índole tecnológica, si no de licenciamiento.

El Software Libre habla de libertad, no de precio. Nos da la libertad de uso, de adaptación, de difusión y modificación de los programas. Estas libertades nos permiten apropiarnos del conocimiento y no implican obligaciones. En resumen las cuatro libertades del software:

  1. Libertad de uso con cualquier fin,
  2. Libertad de adaptarlo a nuestras necesidades,
  3. Libertad de compartirlo y
  4. Libertad de mejorarlo y distribuir la nueva versión.

La paulatina implantación por parte del Estado uruguayo de Software Libre traerá aparejados cambios a nivel de la industria de software. Desde el sector privado la incertidumbre manifiesta es normal ante un cambio de modelo de negocios. No obstante este cambio es beneficioso para el Estado y la industria por varias razones:

  • Se empleará más mano de obra y sus beneficios se quedarán en el país ya que el gasto estatal millonario que hoy se hace en licencias, se reorientará hacia el sector privado nacional al abrirse la posibilidad de vender y dar soporte al Estado a muchas pequeñas empresas.
  • Mejorará la distribución de la riqueza, porque desplazará el centro de gravedad desde las grandes consultoras y empresas del software hacia pequeñas empresas, y equipos de trabajo estatales. La libre disponibilidad de componentes, una vez desarrollados, facilita y abarata la realización de otros desarrollos similares.
  • Permitirá la acumulación y adquisición de masa crítica de conocimiento tecnológico. Al usar menos software “en caja negra” y más componentes abiertos, el trabajador uruguayo adquiere calificaciones y experiencias que en este momento pocos logran, mejorando la apropiación del conocimiento tecnológico.

Imaginemos un mundo donde los mecánicos se enfrentan a un capó soldado y no pueden inspeccionar el motor de un auto.

A nivel mundial, existen abundantes casos exitosos de desarrollo y uso de Software Libre en el Estado. En Uruguay ya se utiliza en distintas dependencias estatales como la Intendencia de Montevideo y Antel, las cuales además han definido políticas de promoción al respecto. A esto se suma el reciente lanzamiento por parte de AGESIC del Portal de Software Público Uruguayo iniciativa que destacamos y felicitamos. Conocemos otros casos cercanos como el Portal Brasileño de Software Público que ha generado un ecosistema entre Gobierno y empresas en el que además hay espacio para el aporte de la comunidad. Apoyamos y esperamos que el Portal Uruguayo se convierta en un centro de referencia de las soluciones informáticas utilizadas en el Estado, compartiendo Software Libre entre los organismos públicos y la sociedad.

Desde el Centro de Estudios de Software Libre celebramos los avances realizados en los aspectos mencionados en el presente año y esperamos la consolidación a nivel parlamentario en el año 2013 del uso, adquisición y desarrollo del Software Libre en el Estado.

 


CESoL es un colectivo que busca promover el uso y desarrollo de Software Libre en el Estado y en la sociedad uruguaya, apostando a la soberanía y al trabajo nacional. Animamos a las personas que quieran interiorizarse en estos temas a contactarse con nosotros para participar y contribuir de forma activa con este movimiento.